¿Quién debe mandar en la comunicación de una empresa?

El éxito de una empresa u organización actualmente reside, en gran parte, en saber conectar la comunicación con la estrategia. Tal vez por esto la presencia del dircom no sea solo necesaria, sino fundamental.

La figura del director de comunicación surge de la aparición de nuevas necesidades en las empresas relacionadas con la gestión de ítems intangibles (misión, visión, valores, reputación, cultura) de los cuales emana la verdadera fuente de valor empresarial.

Como lo define el especialista Joan Costa, el dircom (acrónimo de director y comunicación) es básicamente un estratega, generalista y polivalente. Estratega en la acción de comunicar con éxito. Generalista porque se ocupa del todo en función de sus partes y también de estas en sus interacciones. Finalmente, polivalente porque es el único que cubre varias y diferentes funciones globales, dentro y fuera de la organización.

¿Cuáles son las funciones de un dircom?

Entre otras muchas responsabilidades, el dircom se encarga de establecer los objetivos alineados con la identidad corporativa de la empresa. Porque su gran misión es crear el elemento diferencial definiendo un estilo, manera de hacer y carácter únicos, para convertir así la propia identidad en la estrategia de la empresa.

En el libro El dircom hoy Costa menciona que los objetivos y funciones generales del dircom son:

  • Contribuir al liderazgo del presidente.
  • Vectorizar, desarrollar y controlar la política de comunicación y la imagen de la empresa o del grupo.
  • Coordinar las comunicaciones institucionales y la reputación al más alto nivel.
  • Diseñar los planes estratégicos globales, de comunicación y de actuaciones.
  • Reforzar o cambiar la cultura organizacional.
  • Integrar las comunicaciones en las esferas institucional, organizacional y mercadológica.
  • Ejercer una asesoría interna a través de su dirección de comunicación.
  • Asegurar activos de la compañía con prevención y gestión de crisis.

El rol del dircom en muchas ocasiones se han entendido mal, especialmente durante los años noventa cuando se consideraba que solo se encargaba de coordinar los diferentes medios y mensajes que emitía una organización. 

¿Qué lugar ocupa un dircom en la empresa?

La figura del dircom debe ubicarse en la cúspide de la estructura de manera que desde cada uno de los departamentos que conforman la organización se puedan llevar a cabo la gestión de los intangibles de la empresa.

No existe un departamento específico que se encargue de las actividades comunicativas que son responsabilidad del director de comunicación porque cada departamento cumple con su misión y por encima de eso todos deben contribuir a la buena imagen, reputación y cultura de la empresa.

El director de orquesta 

Para entender lo que representa la función del dircom podemos imaginarnos un director de orquesta que estratégicamente cuida que la imagen, los mensajes y los canales de comunicación estén afinados y toquen la melodía correcta según distintos públicos. Actúa como un estratega que sabe sacar lo mejor de los otros para que coordinados sientan y sepan leer cuál es su papel en la partitura.

El dircom es definitiva alguien capaz de dirigir, liderar y un estratega global. Estratega en cuanto a saber proyectar las ideas a largo plazo y global en cuanto a la integración de todos los miembros y departamentos de una empresa.

Damián Genes / dgenes@caissa.uy

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *